Cómo cumplir tus propósitos este año con PNL

Cómo cumplir tus propósitos con PNL

Conseguir una buena figura, bajar de peso, mejorar la alimentación, tener mejor carácter, ser más puntual,  dejar de fumar, subir las notas en el colegio o conseguir un mejor trabajo, son algunos de los propósitos más recurrentes que las personas siempre realizan al arrancar el año. Seguramente que este 2012 no será la excepción, aunque puede ser que ocurra lo mismo que en años anteriores: las promesas se van olvidando a medida que pasan los días, y la intención original queda completamente abandonada. ¿Cómo evitar que esto ocurra?
cumplir propositos con PNL
Existe algo llamado la Programación Neurolingüísitca (PNL), una disciplina y un arte que estudia la percepción individual y mental que tiene una persona del mundo. La PNL es hoy uno de los enfoques más usados para mejorar la comunicación, diseñar e implementar cambios duraderos, así como para el desarrollo de la excelencia personal, relacional y profesional y un instrumento muy usado en el coaching.

Vicens Olivé, experto en el tema y autor del libro "PNL & Coaching", ofrece algunas claves simples para lograr que todos lleguemos al final de 2012 con los propósitos cumplidos. En primer lugar, Olivé señala que es fundamental formular los objetivos en positivo. Bajo esta perspectiva, en lugar de pensar "bajar de peso", la persona debe proponerse llegar a pesar 60 kilogramos.

"La neurología no procesa el negativo. Si yo te digo que no pienses en el sol, inmediatamente piensas en el sol", remarca Vicens, y en contraparte aconseja que "ya puestos a formular deseos, hay que orientarse en lo que sí se quiere" y no a lo que no se desea. Así, si el propósito es perder peso, en el inconsciente se evoca precisamente lo que queremos evitar: el peso.

En el propósito, también recurrente, de dejar de fumar Olivé recomienda que se cambie ese enunciado por otro que se formule en positivo y que podría ser "quiero fumar sólo cinco cigarrillos al día" o "quiero destinar el dinero que me gasto en tabaco a viajar" o "quiero tener buena salud". Lo importante, subraya, es encontrar lo que a cada persona le puede motivar y empujar a dejar de fumar.

También es vital que el objetivo sea concreto. "Decir que quiero encontrar el amor de mi vida puede parecer un deseo muy concreto, pero en realidad es una abstracción y el cerebro no funciona con abstracciones", insiste Olivé.

"El hombre propone y Dios dispone, pero cuanto mejor hecha esté la propuesta, pues Dios dispone mejor", sostiene el "coach", quien recomienda ser un poco niños a la hora de establecerse objetivos. "Cuando escriben una carta a los Reyes Magos son muy concretos porque su neurología no les da para cosas abstractas, así que hay que ser un poco niños para pedir objetivos", subraya.

Así que si lo que se pretende es encontrar el amor hay que ser concreto y especificar cómo es para cada a uno el amor y qué implica. Por ejemplo, para alguien una pareja ideal puede ser esa que tiene unos valores parecidos, un proyecto común de vida o que sea divertida. Hay, en definitiva, que hacer una carta detallada a los Reyes Magos pidiendo qué es lo que se quiere.

En tercer lugar, uno debe plantearse si se consigue ese objetivo, qué se pierde y qué se gana. Olivé propone hacer un análisis honesto y detallado porque "hay muchos objetivos que no se consiguen porque uno no quiere renunciar a lo que tiene. (…) Si pierdo 20 kilos pues posiblemente no podré comer todo lo que como ahora, si tengo una pareja voy a perder mi libertad o si no ya no fumo pues ya no participo en el corrillo de amigos que salen a echar un cigarro fuera de la oficina", ejemplifica Vicens.

"Todo tiene un precio y conseguir un objetivo pues también lo tiene. ¿Estoy dispuesto a pagar ese precio o no?, sería la pregunta", según este coach. Asimismo, es importante ser consciente de los recursos con los que cada uno cuenta.

"En PNL partimos de que todos tenemos todos los recursos dentro, de modo que si te conectas dentro de ti puedes llegar a ellos. El 'coaching', la PNL, las terapias ayudan también a sacar estos recursos". Recursos de los que conviene tirar para lograr los propósitos que se formulan con la llegada del nuevo año son la valentía, el coraje, la capacidad de sorprenderse, entre otros. Es difícil, por ejemplo, encontrar pareja si se hace lo mismo de siempre, así que un recurso para conocer a alguien sería hacer algo diferente, ir a otros sitios y, por ejemplo, apuntarse a un club de tenis o a clases de cocina.

Es positivo, además, revisar si existe algún freno interno que impida lograr ese objetivo. "Podemos hacernos la pregunta ¿qué me impide conseguir lo que quiero?", dice Olivé, quien vuelve al ejemplo de la pareja y detalla que, por ejemplo, hay gente que en el fondo piensa que no puede encontrar pareja. "Si la misma persona puede solucionarlo, pues genial, si no podría ser bueno buscar la ayuda de un 'coach' o de un terapeuta", remarca.

Lo siguiente sería establecer un plan de acción, en el que se determine cuál será el primer paso a dar, cuál será el segundo y cuál, en definitiva, el camino a seguir. Eso sí, el camino tiene que ser flexible de modo que se pueda cambiar de dirección si hace falta. "La idea es subir a la cúspide de una montaña, pero puedes ir por un sendero o por otro", dice Olivé.

No hay comentarios: