EL PODER DE LA PALABRA Y LA PNL

Hoy en día podemos haber ideado aparatos muy avanzados para hacer exámenes médicos: escáner, tomografía axial, computarizada, resonancia magnética y muchos otros. También hay tratamientos que son caros y complejos. Sin embargo, la gente está más enferma que nunca y la mayoría de las veces todo lo que necesita para sanarse son unas cuantas sesiones de hipnosis positiva, o tratamiento a través de la programación neurolingüística.

El instrumento utilizado en este caso son las palabras positivas que penetran profundamente en la mente, provocando una reacción interior en cadena. Los cambios son asombrosos y la persona se puede recuperar de todas sus dolencias físicas, emocionales y mentales.

El efecto extraordinario se produce en el estado de concentración relajada profunda donde las palabras se convierten en emociones y pensamientos, transformándose en actos apropiados. Es igual que un televisor que recibe ondas electromagnéticas y las transforma en sonido e imágenes. Según la frecuencia de esas ondas, así serán los efectos en la pantalla. Según las palabras, así serán los pensamientos y sentimientos.

Constantemente las personas se auto programan, enviándose palabras y pensamientos a su subconsciente. Esto puede dar buenas o malas imágenes, buenos y malos programas. "No puedo", "tengo miedo", "no estoy seguro", "soy incapaz", son algunas de las señales que se envían al receptor de la mente produciendo películas muy negativas y limitantes en la vida.
Esto último es lo que lo que debería cambiarse, si deseamos reprogramar nuestra vida hacia prados más frondosos.

1 comentario:

Gabriel Alvarez dijo...

interesante presentación de la pnl, voy a tratar de hacerme tiempo para ser asiduo de este blog, gracias
Gabriel Alvarez
Uruguay